lunes, 20 de julio de 2015

Galán de Iberdrola critica el modelo alemán de renovables.

Galán de Iberdrola critica el modelo alemán de renovables.
El magnate energético se queja de que el apoyo de Berlín al autoconsumo doméstico ha causado la pérdida de mercado de los gigantes E.ON y RWE, poniendo a España como ejemplo a seguir en políticas exitosas de aniquilación renovable.


www.suelosolar.es/newsolares/newsol.asp?id=10957&idp&idioma=es&idpais
En el curso de la entrevista con Financial Times , el presidente de la poderosa multinacional Iberdrola ha reclamado cambios en la regulación comunitaria para abandonar el apoyo a tecnologías de renovables que no sean las de su empresa líder internacional en eólica, tildándolas de inmaduras y antieconómicas.

Presentándose como adalid de la lucha contra el cambio climático, el presidente de Iberdrola presume de emisiones, indicando que las de su compañía están un 30% por debajo de la media en Europa,  mostrándose comprometido con el proyecto para recortarlas en otro 50% de aquí al año 2030, y para tener emisiones netas cero (neutrales) de aquí al año 2050.

Y carga contra la política alemana de democratización de la energía por apoyar con generosos subsidios la instalación doméstica de renovables, lo que a su juicio está provocando que la producción necesaria en este país se complemente con el sucio carbón, con el consiguiente aumento desmesurado de la emisión de CO2 y siendo efecto directo del abandono tras el desastre de Fukushima de la energía nuclear , segmento donde en España es líder la compañía que Galán preside, Iberdrola, poseyendo 3,3 GW. de generación atómica en operación.

Acusa Sánchez Galán al país-locomotora de Europa de tener el más elevado precio de la electricidad del continente, relacionándolo con los generosos subsidios alemanes a la instalación de paneles solares en los hogares. Omite, sin embargo, que el país ibérico es precisamente quien ostenta el precio de la electricidad más cara para las empresas y que en poder de compra, un hogar español paga 10,5 euros por 100 kWh de gas, frente a 7,2 euros de media en la UE y 7,6 euros en la zona euro. El importe español solo queda superado por los 12,8 euros de Portugal. También en el gas Iberdrola forma parte del oligopolio, con 12 GW en operación.

Ciértamente Alemania es el país europeo donde la electricidad doméstica es más elevada -con 28,5 euros por 100 kW.-, seguida de cerca por España, donde los consumidores pagan 26 euros por cada 100 kWh de electricidad, frente a la media de 22,1 euros de la zona euro o de los 20,8 euros de la UE.

Sin embargo, los "generosos subsidios" que el Gobierno alemán concede, como la devolución de impuestos hasta un 30% por la adquisición de una batería para autoconsumo y préstamos a tipo de interés bajo para su compra, mitigan el impacto en el poder adquisitivo de los consumidores alemanes; caso contrario a la España de Galán, donde los incentivos son para el estado, que se apropia sin contrapartida de la electricidad vertida a la red por los autoproductores, a los que además grava en concepto de peajes por usar la red eléctrica y prepara cargos adicionales para los usuarios de baterías que obstaculicen la entrada en el mercado de nuevos productos como el de Tesla.

Según el omni-presidente, que ya cumple 10 años en su cargo, el daño alemán ya está hecho y ahora (le) toca arreglarlo, por lo que insiste en la necesidad de que la Unión Europea cambie el rumbo de su política energética.