martes, 21 de julio de 2015

Iberdrola reclama 10.000 euros a Adicae por dañar su imagen en la Junta de Accionistas

Galán no se ha colado en una película de dibujos animados. Está en el escenario de la Junta de Accioinistas de este año. FOTO: Iberdrola.La Junta General de Accionistas de Iberdrola fue una de las más calmadas de los últimos años, si se tiene en cuenta la guerra Florentino Pérez-Ignacio Galán por el poder de la eléctrica. Pero el pasado 27 de marzo un portavoz de la asociación de consumidores Adicae tomó la palabra en el turno de preguntas. En su discurso criticó la gestión de la eléctrica, sus problemas con los consumidores, pero lo que más llamó la atención a la dirección de Iberdrola fueron las palabras dedicadas sobre la remuneración por acudir a la junta. 

 Iberdrola reclama 10.000 euros a Adicae por dañar su imagen en la Junta de Accionistas


La asociación ya interpuso una denuncia ante la CNMV por la manipulación que en relación a la delegación de representación y la prima de asistencia. Y claro se presentó en Bilbao para decírselo a la cara a Galán y sus consejeros. 


El representante de ADICAE dijo -en referencia al abono de la prima de asistencia- que eran prácticas encaminadas a “dirigir el voto del pequeño accionista hacia el Consejo de Administración”, lo que describió como un “abuso” y una “manipulación”. Y claro eso ha molestado en el seno de la eléctrica. 
Tanto que ha interpuesto una demanda por competencia desleal contra Adicae por considerar que generaron descrédito para la compañía. La eléctrica le reclama a Adicae una indemnización de 10.000 euros por las manifestaciones y exige una rectificación que, en caso de que el juez le dé la razón a la eléctrica, la asociación tendría publicar en su página web al menos durante un año. Ahí es nada.
En Adicae no se creían que les hubiesen interpuesto una demanda por aquellas declaraciones. La sorpresa ha sido mayúscula porque es la primera vez que recibe una demanda por pronunciarse en una Junta General de Accionistas. De momento, esto es lo que hay hasta que la Justicia se pronuncie al respecto.
¿Qué podrá más la libertad de expresión o el derecho al honor? Cuando lo sepamos, se lo contaremos.