martes, 7 de agosto de 2012

Protesta en Bilbao en el Día de Acción Global


Coincidiendo con el día de acción global contra las falsas propuestas de “economía verde” que se han propuesto en la Cumbre de Río +20, se ha realizado en Bilbo una concentración fuera de la principal empresa enérgetica vascas y una de las mayores del estado Iberdrola. Iberdrola es además líder en lo que se denomina lavado verde: acentuar las inversiones en energías renovables obviando las sucias y destructivas (nucleares, térmicas, hidroeléctricas). Una pancarta que leía "Ekonomia berdea = Suntsiketa (destrucción) - por la justicia social y ambiental" fue el centro de la protesta.
La protesta era convocada por varios colectivos, organizaciones y sindicatos vascos entre ellos algunos integrantes de la Alianza Economía Verde Futuro Imposible: Berri-Otxoak (Plataforma Contra la Exclusión Social y Por los Derechos Sociales), Desazkundea, KEM/MOC, Eguzki, Ekologistak Martxan, M15M, Bizilur, Euskal Herriko Mugarik Gabeko Ingeniaritza, Euskadi-Cuba, Mugarik Gabe, Mundubat, Paz con Dignidad-Bakea ta Duintasuna, Veterinarios Sin Fronteras-Mugarik Gabeko Albaitariak, Euskadiko GGKEen Koordinakundea - Coordinadora de ONGD de Euskadi, Berdintasuna, Harresiak Apurtuz - Coordinadora de ONG de Euskadi de Apoyo a Inmigrantes, EHNE-Bizkaia, STEE-EILAS, ESK, ELA y LAB.

Este es el manifiesto escrito para la ocasión:

MANIFIESTO ANTE LA CUMBRE DE RIO + 20


Los gobiernos de todo el mundo se reunirán en Río de Janeiro, Brasil del 20 al 22 de junio de 2012, para supuestamente conmemorar 20 años de la "Cumbre de la Tierra", la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, que estableció por primera vez una agenda global para el "desarrollo sostenible". Durante esa cumbre, en 1992, se adoptaron tres convenios internacionales: el Convenio sobre la Diversidad Biológica, el Convenio de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y el Convenio de Lucha contra la Desertificación.

Cada uno de ellos prometía poner en marcha un conjunto de acciones destinadas a proteger el planeta y la vida sobre él, y contribuir a que todos los seres humanos gocemos de una vida digna. Muchas organizaciones sociales en ese momento saludamos y apoyamos con esperanza las nuevas convenciones. Veinte años después, vemos que las causas reales del deterioro ambiental, económico y social siguen sin ser atacadas. Peor aún, nos alarma profundamente que la próxima reunión de junio servirá para profundizar las políticas neoliberales y los procesos de expansión capitalista, concentración y exclusión que nos tienen hoy envueltos en una crisis ambiental, económica y social de gravísimas proporciones.

Bajo el nombre engañoso y mal intencionado de “economía verde”, hoy se anuncian nuevas formas de contaminación y destrucción ambiental, así como nuevas olas de privatización de los servicios básicos y de sectores estratégicos, la monopolización y expulsión desde nuestras tierras y territorios, un creciente proceso de feminización de la pobreza, de militarización y violencia sobre quienes defienden los derechos humanos, la democracia y la dignidad humana.

No nos valen ni sus preguntas ni sus respuestas. Para afrontar los graves problemas a los que nos enfrentamos, es necesario explorar nuevos caminos, construir desde abajo otras formas de participación social y política que generen otros modelos de desarrollo que pongan a las personas y no a la economía en el centro.

Se ha demostrado con esta situación de crisis a la que nos han arrastrado que cualquier banco con pérdidas es más importante que cualquier persona, a la que le han robado su esfuerzo, su salario y sus derechos. Por ello, desde la diversidad que nos enriquece y la unión que nos da fuerza hacemos una apuesta por generar nuevas formas de producción (con otras fuentes de energía, superando los monocultivos impuestos por las multinacionales, apostando por las formas colectivas, abrazando las propuestas decrecentistas...), nuevas formas de relación social y personal (superando el patriarcado y el racismo), nuevas formas de decisión (superando los estrechos márgenes de una democracia liberal controlada por las grandes corporaciones económicas), etc. La red de experiencias, luchas y sueños contra el neoliberalismo es su peor pesadilla.

Hoy, desde Euskal Herria, en respuesta al llamamiento del Día de la Acción Global contra la Economía Verde que se pretende imponer en la cumbre oficial de Rio+20, renovamos nuestro compromiso anticapitalista y antipatriarcal y reivindicamos el decrecimiento, la soberanía alimentaria, el buen vivir, el feminismo, la solidaridad entre los pueblos, las clases trabajadoras y las personas como única alternativa viable frente al capitalismo.