viernes, 17 de agosto de 2012

La reforma eléctrica con la que Iberdrola pagaría más se atasca

La reforma eléctrica que proponía el ministro José Manuel Soria se ha atascado por legalidades retrasándose en varias ocasiones. Soria hizo la propuesta sin el visto bueno del ministro de Hacienda Montoro y entraron así en conflicto. La reforma fue entendida como una especie de  tasa Robin Hood que  duplicaría la aportación en millones contemplados inicialmente para las Endesa, Iberdrola y Gas Natural. La reforma gravaría un 4% a la generación en régimen ordinario (hidráulica, nuclear, carbón, y fuel/gas), el principal negocio del que viven las grandes eléctricas. Según los datos que maneja el sector, esto supondría un recorte a sus ingresos de 474 millones y una recaudación de más de 2.000 millones de euros. Las grandes eléctricas reaccionaron también para presionar al gobierno


Ṕor otro lado la nueva tasa planteada se disparaba para las renovables, hasta alcanzar el 11% para la eólica (369 millones); el 19% para la fotovoltaica (559 millones) y el 13% para la termosolar (76 millones adicionales). El conjunto del régimen especial asumía 1.037 millones de los casi 1.600 que lograba ahorrar Industria vía impuestos a la facturación. La Comisión Europa  ya ha advirtido a Montoro y Soria que intervendrá si la reforma energética perjudica a las renovables, tomando así partido por las renovables frente a las grandes eléctricas. El comisario europeo de Energía, Günter Oettinger en una carta dirigida a la Asociación Nacional de Productores e Inversores de Energías Renovables (Anpier) señalaba que "los Estados miembros deberían evitar medidas retroactivas" en el mercado de renovables. También opinaba que el sector energético ha contribuido a la constitución del déficit tarifario que suma ya los 24.000 millones de euros (lo mismo que costará el rescate de Bankia) al favorecer una compensación excesiva de algunas infraestructuras, tales como centrales nucleares. Y que “la suspensión de las ayudas a las energías renovables desalienta la inversión en el sector" y que las energías renovables podría generar más de tres millones de puestos de trabajo (de aquí hasta 2030).

 
(Ver: "Iberdrola y Endesa pagarían el doble..." o "El Gobierno se atasca con la reforma eléctrica...", "Bruselas advierte a Montoro y Soria que intervendrá si la reforma energética perjudica a las renovables")

Para lograr la misma recaudación con un impuesto fijo para todos, el Ejecutivo debería gravar cada tecnología con un 7,3%. El reparto de la carga varía sustancialmente en ese escenario. Si todas las compañías afrontan esa misma tasa, el régimen ordinario aportaría 867 millones del ahorro de 1.599, casi el doble que en la fotografía prevista por Industria. Por ejemplo, la hidráulica pasaría de 71 millones a 131 y la nuclear, de 115 a 211. El régimen especial vería reducida drásticamente su aportación, que se quedaría en 567 millones (246 millones la eólica, 216 la fotovoltaica y 43 la termosolar). La simulación no contempla las tasas adicionales de 10 y 15 euros el megavatio/hora que Industria contemplaba para la nuclear y la hidráulica, respectivamente. Esa tasa supone cerca de otros 1.000 millones.
La mediación de Rajoy