lunes, 31 de enero de 2011

Nuevo consorcio de IberTrola para planta nuclear de 3,6 GW! en Reino Unido


Ayer Iberdrola era galardonada en Bilbo junto a otras empresas por contribuir al "desarrollo económico y el bienestar", sin mentar el deterioro ecológico, de recursos, los conflictos sociales, el enriquecimiento de su élite y sus mentiras medioambientales. El  encargado de dar los premios no fue otro que el anterior consejero de interior vasco y ex-presidente del Parlamento Vasco Juan María Atutxa, hoy en día ostentando la presidencia de la Fundación Sabino Arana, fundación del PNV, además de su puesto como consejero de Iberdrola desde enero pasado (2010) (Iberdrola Ingeniería y Construcción). Antes había sido consejero de ‘Bahia Bizkaia Gas’ en representación de Iberdrola. En fechas donde los cargos de asesores de Felipe González y José María Aznar con Gas Natural Fenosa y Endesa respectivamente (por nombrar algunos de ellos) ha generado polémica, aquí tenemos a la tropa del PNV también aprovechando el tirón: Ardanza (Euskaltel), Josu JOn (Petronor)...

preciosa foto de la existente planta de Sellafield y sus chimeneas para crear nubecitas rosas...

Y se premian ellos mismos para salir de frac y pajarita como lo más más... Una semana después de denunciar el lavado verde de su autobús medioambiental... y el mismo día que nos sorprenden con un  nuevo proyecto nuclear, aunque sea en el Reino Unido: Iberdrola, GDF Suez y Scottish & Southern Energy (SSE) constituidas en una nueva sociedad conjunta, NuGeneration (NuGen) construirán una central nuclear en Reino Unido de 3,6 GW de potencia en Sellafield, lugar donde ya existe una central nuclear (Nuclear Decommissioning Authority).





(de Wikipedia...)

La actual planta de Sellafield  ha sido objeto de una amplia controversia debido a las descargas de material radiactivo, principalmente accidentales, pero algunas acusadas de ser deliberadas. Situada frente al mar de Irlanda, éste es uno de lo mares más duramente contaminados a nivel de radiactividad. El ganado y los peces en el área están contaminados con plutonio-239 y cesio-137 por estos sedimentos y por otras fuentes tales como la lluvia radioactiva. La mayoría del tecnecio radioactivo de larga vida de la zona procede del reprocesamiento en las instalaciones de Sellafield del combustible nuclear gastado.
Actualmente no hay instalaciones para almacenar residuos de alto nivel de radioactividad (HLW) a largo plazo en el Reino Unido.
Sellafield ha sido un tema de discusión a ambos lados del mar de Irlanda, con el gobierno de Irlanda y muchas personalidades enfadadas por el peligro a que las instalaciones, en nada beneficiosas para Irlanda, pueden plantear al país. El gobierno irlandés incluso ha expuesto sus quejas formales con respecto a las instalaciones, y, recientemente, ha llegado a un acuerdo amistoso con el gobierno británico acerca del tema, como parte del cual el Instituto de Protección Radiológica de Irlanda, la fuerza de policía irlandesa, está autorizados a acceder a la planta. No obstante, la política del gobierno irlandés busca el cierra de las instalaciones.

Sentimientos similares están compartidos por el gobierno y la población de Noruega, debido a que las corrientes marinas dominantes transportan los materiales radiactivos filtrados en el mar, a lo largo de toda la costa de Noruega. Las muestras de agua indican incrementos de hasta 10 veces en materiales como el Tc-99. Esto es de gran preocupación para la industria pesquera, puesto que temen por la reputación del pescado noruego, incluso aunque no se haya probado concluyentemente que los niveles de radiación sean peligrosos para los peces. El gobierno noruego también busca el cierre de las instalaciones.

Iberdrola crea la sociedad NuGen con sus aliados nucleares en Reino Unido

Para desarrollar una nueva planta nuclear de hasta 3,6 GW de potencia
Cinco Días - Madrid - 31/01/2011
El consorcio formado por Iberdrola, GDF Suez y Scottish & Southern Energy (SSE) para construir una central nuclear en Reino Unido acaba de anunciar la constitución de una nueva sociedad conjunta, NuGeneration, cuya marca será NuGen. Su objetivo será desarrollar una nueva planta nuclear de hasta 3,6 GW de potencia en el emplazamiento inglés de Sellafield (en West Cumbria), sobre el que obtuvo una opción de compra en octubre de 2009.
El pasado 18 de octubre, el Gobierno británico confirmó que el emplazamiento de NuGen era adecuado para construir en él una central nuclear. Según Iberdrola, los socios están inmersos en la preparación de un plan para el desarrollo de dicho proyecto, que será remitido a las autoridades encargadas de la planificación energética para poder tomar una decisión para el año 2015.
Los planes se llevarán a cabo en coordinación con las autoridades responsables de la seguridad y los grupos de interés locales. Según las previsiones, la nueva infraestructura energética se podría poner en marcha para 2023.
La eléctrica española señala que NuGen es un potente consorcio con amplia experiencia en la operación de centrales nucleares en Europa y en el desarrollo y operación de plantas térmicas e instalaciones de energías renovables en Reino Unido. Sus socios poseen 10.000 MW de capacidad nuclear en España, Bélgica, Alemania y Francia y cuentan con alrededor de 250.000 empleados en todo el mundo, de los que casi 40.000 se ubican en Reino Unido.
El nuevo equipo directivo de NuGeneration, que ha sido consensuado por las tres compañías, estará capitaneado por dos directores ejecutivos: Alfio Vidal, como director Nuclear y Olivier Carret, director de Operaciones.
Carret, que procede de GDF Suez y cuenta con experiencia profesional en los sectores eléctrico y del gas, será responsable de todos los servicios corporativos y de apoyo de NuGen. Por su parte, Alfio Vidal, el nuevo director Nuclear de NuGen, tendrá responsabilidad sobre todos los aspectos técnicos y financieros del proyecto. Hasta ahora, era director de Seguridad Nuclear de Iberdrola.

La española tiene el 37% del consorcio

En febrero de 2009, GDF Suez (con un 37,5%); Iberdrola (37,5%) y SSE (con el 25% restante) constituyeron un consorcio para participar conjuntamente en el desarrollo de nuevas centrales nucleares en Reino Unido dentro del programa nuclear británico, que implicaba la privatización del parque atómico del país.

El 28 de octubre de ese año, se aseguraron una opción para comprar a la Nuclear Decommissioning Authority el emplazamiento para la construcción de una planta cerca de la localidad inglesa de Sellafield, en la costa de West Cumbria, por unos 70 millones de libras.