lunes, 17 de enero de 2011

Ascó concentra el 40% de los sucesos notificados por el parque nuclear español


La central nuclear de Ascó (Tarragona) (perteneciente a Endesa e Iberdrola), que se encuentra pendiente de renovar su licencia de operación, ha concentrado durante 2010 alrededor del 40% de los sucesos notificados por las nucleares españolas al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), lo que implica que sus dos unidades de producción eléctrica acumulan 10 de las 25 notas informativas y 17 de las 39 reseñas que se han producido en este periodo de tiempo.

Los ecologistas apuntan que la sucesión de averías revela flaquezas de seguridad en Ascó y Vandellòs (también perteneciente a perteneciente a Endesa e Iberdrola).

Ascó I se reconectó a la red eléctrica a mediados de enero de 2010 tras cerca de dos meses de trabajo en la turbina principal. En febrero 2010 Vandellòs II  sufrió problemas en sus sistema de refrigeración a las pocas semanas de estrenarlo y luego sufrió un fallo en las barras de control que le obligó a parar 19 días. Antes Ascó I tuvo un escape radiactivo (2007) que se ocultó hasta  el 2009 y en Vandellòs II se dio un incendio en una zona no nuclear. En ambos incidentes coincidieron falta de sistemas de seguridad, fallos técnicos (desajustes en válvulas, pérdidas de control en la maquinaria del reactor) más impericia del personal.

 Endesa e Iberdrola tuvieron que invertir 60 millones para solventar esos fallos. A lo largo de 2011 está previsto que Anav gaste más de 500 millones de euros en inversiones y gastos corrientes de estos tres reactores (Ascó I y II y Vandellòs), alrededor de 50 millones extras respecto al ejercicio anterior.