viernes, 9 de noviembre de 2012

Conferencia Hydro 2012 (Bilbo): parad la mega-hidroeléctrica, parad Ilisu y Belo Monte!

La energía hidroeléctrica se nos presenta como limpia por instituciones y empresas que como Iberdrola nos bombardean con el poco impacto de su producción y beneficios (Iberdrola inrtroduce la hidroeléctrica en su 16 % de renovables que produce (2010)). No precisa combustibles ni produce emisiones (sí al construirlas, etc) pero sin embargo los impactos son por tod@s conocidos, desde la inundación de grandes extensiones de terreno y ecosistemas al impacto de la modificación del flujo en el medio ambiente y también en las poblaciones dependientes. Al final del siglo XX se habían construido unos 50,000 embalses alterando el curso de casi todos los ríos del mundo. Además del impacto ambiental, los embalses han afectado a entre 400 y 800 millones de personas (muchos más los que no se consideran como tal pero que se ven afectados) - 10% de la humanidad!


Pese al gran coste que supone la construcción y pese a lo mucho que se carga al pueblo por su construcción, los embalses siguen siendo una apuesta logística y enérgetica de muchos gobiernos e instituciones y también de muchas transnacionales. Entre ellos, empresas muy cercanas a nosotras como el BBVA e Iberdrola. Ambas han participado en numerosos proyectos hidroeléctricos y en la actualidad impulsan los proyectos más discutidos del mundo: el embalse de Ilisu en el Kurdistán turco en el caso del BBVA y en el de Belo Monte en la Amazonía brasileña en el de Iberdrola.

En este día que se celebra en Bilbo, en el Palacio Euskalduna la Conferencia Internacional Hydro 2012 por la empresa HydroPower, queremos denunciar la promoción de esta forma enérgetica a gran escala y sobre todo el papel que las grandes transnacionales vascas tienen en este ámbito. HydroPower, cómo no, menciona a Iberdrola, ya que según ella es la mayor empresa inversora en hidroeléctrica con un presupuesto actual de 9 billones de euros en distintos proyectos. Por ello queremos aprovechar la ocasión para exegir su retirada de los proyectos de Ilisu y BeloMonte y la paralización de estos.

También nos queremos acordar de los conflictos que esta energía suscita también aquí. Después de Itoitz, el de Iesa es el más cercano y reciente. La población se opone a su recrecimiento y ha conseguido parar los intentos, pero también han sufrido una gran represión. La última el pasado 10 de octubre cuando la policía cargó contra l@s vecin@s de Artieda: para el recrecimiento precisan expropiar 60 hectáreas de tierras, pero además les obligará a abandonar su pueblo. Como resultado decenas de heridos.



El BBVA y la financiación de embalses

Además de la fabricación de armas y muchos otros despropósitos medioambientales maquillados con mucha desfachatez, el BBVA financia la construcción del embalse de Ilisu en el Kurdistán turco, ya que desde el 2 Noviembre 2010 posee el 24,9% del banco turco Garantibank, único financiador en la actualidad de este macro-embalse junto al también turco Akbank.

El proyecto de embalse de Ilisu fue abandonado por financiadores, instituciones y gobiernos que lo apoyaban en varias ocasiones quedándose finalmente el gobierno turco como único impulsor y los bancos turcos Garantibank y Akbank como únicos financiadores. En el 2001, la presión del movimiento social consiguió que la británica Balfour Beatty y el gobierno británico abandonaran el proyecto. Este hecho fue un hito del movimiento social y ecologista internacional.


Pasaron años sin que el proyecto avanzara para que lo retomaran bancos de Alemania, Austria y Suiza. Pero en 2009 estos volvieron a retirar las garantías de crédito a la exportación por incumplimiento de las condiciones ambientales y sociales necesarias. Esa es la historia de rechazo internacional de un proyecto inaceptable por lo que supone: la inundación de una vasta área pero sobre todo de la milenaria ciudad de Hasankeyf (12.000 años), crisol de civilizaciones pero además de gran importancia para el pueblo Kurdo. Hasankeyf contempla 9 de los 10 criterios de la UNESCO para ser considerada Patrimonio de la Humanidad.

La otra gran afección sería el efecto en los países vecinos pues Ilisu se situaría al inicio del río Tigris antes de su paso por Siria y de atravesar de norte a sur Iraq para el que el caudal de este río es transcendental tanto en lo humano como en lo ambiental. En este sentido, Ilisu supondría una causa de tensión a añadir a una zona ya de por si muy volátil ya que Ilisu cerraría el paso al gran Tigris que atraviesa todo Iraq, a escasos kilómetros de la frontera con éste país y Siria. Turquía no ha consultado su construcción con ninguno de los dos países afectados.


Ilisu pertenece al GAP (Proyecto Gran Anatolia) que contempla la construcción de 2000 embalses. De ellos 22 coincidirían con esta zona de Kurdistán, Batan, y de ellos 17 ya están construidos. Esta es una zona en la que de 1984 a 2000 supuso el desplazamiento de 3 millones de personas, la destrucción (parcial o total) de 3000 pueblos y el aniquilamiento de más de 30.000 personas como resultado del conflicto étnico que sufre Kurdistán desde hace décadas.

El embalse ya se ha iniciado y con ello, la construcción de un lugar para la reubicación de la población. Pero de los 78000 afectados por este embalse, muchos no tendrían ninguna indemnización ni reubicación pues muchos viven en cuevas (en Hasankeyf), o son nómadas (en el valle afectado) o no tienen título de propiedad ni de casas ni de tierras.

Los grandes embalses han sido uno de sus formas de lucro del BBVA a través del cobro de préstamos sindicados. El BBVA financió la presa del Cajón en México, en el estado de Nayarit, la más alta de su tipo, que además de los impactos ambientales causados, supuso el desalojo de muchas poblaciones; las represas de los Ríos Báker y Pascua en la Patagonia chilena paralizados por la falta de un estudio de impacto medio ambiental y que financió en 2008 por 400 millones de dólares, en 2004 con 850 millones de dólares y en el 2003 con 2.330,36 millones de dólares; la Planta Hidroeléctrica Barra Grande en Brasil con una evaluación de impacto ambiental fraudulenta ya que no tiene en cuenta la inundación 8.138 ha de bosques primarios y secundarios; la presa de Campos Novos, es la tercera presa más grande del mundo de tipo CFRD, y la segunda más grande en Brasil que desplazó a unas 3.000 personas y que ya sufrió un accidente al ceder una de sus bases.

Iberdrola y los embalses y el proyecto Belo Monte

La energía hidráulica supuso el 20,8% de toda la energía generada por el Iberdrola (2010).
Iberdrola cuenta nada menos que con 22 plantas hidroeléctricas en el estado español, de los cuales remarcaremos los conflictos suscitados en el Sil (Galiza) y Cáceres.

Pero sin duda el mayor de los conflictos que protagoniza es el mencionado de Belo Monte en el río Xingú, uno de los mayores afluentes del Amazonas que de construirse será el tercer mayor embalse del mundo (tras el de las Tres Gargantas en China y el de Itaipú (frontera Brasil-Paraguay)). Este además afectaría considerablemente una gran extensión de ecosistemas prácticamente vírgenes, pueblos y culturas indígenas que se hayan en pie por 23 años, antes de la Cumbre de Río del 92. Su reserva causaría el desplazamiento de 50.000 indígenas.

Iberdrola a través de Neoenergía (de la que posee el 39%) participó en un consorcio en el concurso de la construcción de BeloMonte, pero el gobierno brasileño prefirió el consorcio de empresas estatales brasileñas Norte Energia. Sin embargo, Neoenergía (Iberdrola) se hizo con varios sub-contratas. El pasado 29 de octubre trascendió que Neoenergia (Iberdrola) pretende pasar del 10% actual al 20% del consorcio de Belo Monte.

En febrero 2011 un juez federal paralizó la construcción de Belo Monte porque no cumplía los 29 requisitos acordados y el 20 de agosto 2012
la justicia ordenó de nuevo su paralización. Pero el gobierno brasileño, empeñado en una mega-producción enérgetica que satisfaga los intereses corporativos y la extracción y producc
ión industrial, la exportacion y el convertir a Brasil en una potencia industrial, continúa declarándolo de interés nacional invalidando la decisión tribunal.

La resistencia no cesa: tomas de la zona de obras en junio y ahora de nuevo en octubre por indígenas, corte del río para impedir la entrada de maquinaria en septiembre... hasta los trabajadors se han rebelado!! A ello le corresponde una represión con todo el aparato estatal. Y en el caso de la última ocupación también una “audiencia de conciliación”.

Iberdrola a través de Neoenergia cuenta con tres proyectos hidroeléctricos en marcha en Brasil y con otros diez en proyecto. El Movimiento de l@s Afectad@s por los Embalses de Brasil estima que los damnificados por los embalses en Brasil (hasta 2004) superan el millón de personas. Por otro lado el impacto ambiental ha sido enorme sumergiendo grandes superficies de bosque, selva, que desde hace años defendemos por ser imprescindible para el futuro del Planeta, por ser el pulmón del Planeta, en una época marcada por el Cambio Climático en el que su conservación es todavía más necesaria.