jueves, 13 de septiembre de 2012

Tras la renuncia de Nuclenor a pedir su prórroga ..¿ahora qué?



Greenpeace ha enviado esta mañana una carta al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) en la que solicita una aclaración sobre el procedimiento que va a seguir en el desmantelamiento de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos). El plazo previsto para la solicitud de la renovación de la explotación de la central nuclear finalizó el pasado 6 de septiembre, previsto por la Orden IET/1453/2012, sin que Nuclenor, titular de la explotación propiedad de Iberdrola y Endesa, presentara su petición.

Un día antes, José Manuel Soria, ministro de Industria, reconoció en el Congreso que el plazo para esa solicitud no iba a prorrogase. Esa misma tarde, Nuclenor comunicó por escrito que no solicitaría la ampliación, y la vicepresidenta del Gobierno confirmó el pasado viernes, en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, que según el Gobierno no cabe alargar los plazos, y culpa a las eléctricas de esta situación.

"El Consejo de Seguridad Nuclear debe aclarar inmediatamente cuáles son las condiciones de cierre tras saber que los titulares no van a continuar con la explotación, y que el Gobierno así lo reconoce" ha declarado Raquel Montón, responsable de la campaña Nuclear de Greenpeace.

Además, la organización ecologista también ha pedido aclaraciones respecto a la información proporcionada por Agencia Federal de Control Nuclear belga (FANC, en sus siglas en inglés) en relación al reactor nuclear Doel-3, el pasado 3 de septiembre. Según esta información los problemas parecen proceder de un defecto del metal base, y este problema restaría importancia a las diferencias argumentadas por el CSN. Greenpeace recuerda que el pasado 8 de agosto las autoridades belgas decidieron cerrar de forma preventiva la planta nuclear Doel-3 al encontrar grietas en la vasija del reactor, cuyo fabricante es el mismo que el de las centrales nucleares de Garoña y Cofrentes.