miércoles, 25 de mayo de 2011

Las dos piscinas de desechos radioactivos de la central nuclear de Cofrents al 64,3%

Las dos piscinas con las que cuenta la central nuclear para almacenar los elementos de combustible gastado se encuentran actualmente al 64,3% de su capacidad máxima, según los datos que figuran en el balance mensual que publica Iberdrola sobre la instalación.
Entre las dos, que están colmatadas de agua a modo de aislante teniendo en cuenta que albergan residuos radiactivos, hay actualmente 3.468 elementos que contienen pastillas de uranio consumidas. De hecho, son todas las que se han empleado desde que comenzó a operar la central. Desde 1984, Cofrentes ha tenido que realizar dos ampliaciones de las piscinas -la última en 2009- ante la falta de espacio para poder continuar albergando barras de combustible, con una nueva distribución de los bastidores que custodian los elementos. De esta forma, la nuclear dispone de capacidad hasta 2021.
Parte del material será trasladado al Almacén Centralizado de Residuos Nucleares (ATC), que aún no tiene ubicación definitiva. De hecho, una de las justificaciones para impulsar la instalación es la necesidad de liberar espacio en las piscinas de almacenaje de las centrales españolas. En el caso de Ascó I y II, en Tarragona, han tenido que crear un almacén en superficie ante la imposibilidad de continuar almacenando combustible en las instalaciones actuales.