martes, 22 de mayo de 2012

Mientras otras abandonan, Iberdrola mantiene su apuesta nuclear en UK

El Reino Unido planea construir en una década ocho centrales nucleares pero las empresas eléctricas que deben construirlas empiezan a abandonar el proyecto por la dificultad en obtener crédito para megaproyectos, menos Iberdrola (y su subsidiaria ScottPower).
Un reactor ronda los 5.000 millones de euros. Las alemanas E.On y RWE ya se retiraron, Centrica y GDF Suez han pedido más garantías públicas y EDF va con retraso. Iberdrola se mantiene en silencio. Esas centrales sustituirían en parte a las actuales 16 que cerrarán todas menos una para el 2023. Iberdrola decidirá en 2015 si lleva a cabo esa inversión. El experto antinuclear Marcel Coderch opina que  “Margaret Thatcher ya quiso construir 10 o 12 nucleares y solo logró levantar una. No sería de extrañar que se repitiera la experiencia”. Por otro lado el nuevo presidente de Francia, François Hollande se plantea cerrar sólo la nuclear más vieja del país, la de Fessenheim (2 reactores) mientras que apoya el nuevo reactor francés, el EPR. (Zapatero también llegó anunciando el cierre nuclear y concluyó renovando los contratos de muchas de ellas incluida Garoña).