lunes, 28 de febrero de 2011

(Brasil) La mega represa por la que compitió Iberdrola y en la que esperaba contratos suspendida por los tribunales

Protestas contra la represa de Belo Monte  Iberdrola fue la única empresa privada que participió en el concurso de adjudicación de la construcción del megaproyecto hidroeléctrico que impulsa el Gobierno brasileño en el río Xingu (Amazonía). Sin embargo fue un consorcio de empresas estatales brasileñas la elegida, aunque siempre se dijo que el gobierno del entonces Lula asignaría a la enérgetica española subcontratos. Esto se confirmó el pasado noviembre tras unos ajustes en el accionariado del consorcio que ganó el concurso en abril del 2010 cuando la filial de Iberdrola en brasil fue incluída en el consorcio. Ahora sin embargo el juez federal, Ronaldo Desterro lo ha suspendido, entendiendo que la agencia de Medio Ambiente de Brasil (IBAMA) aprobó el proyecto sin garantizar que se cumplieran los 29 requisitos que se habían acordado. Desterro también prohibió al Banco Nacional de Desarrollo, BNDES, que continuara financiando el proyecto.

Más información: Movimento dos Atingidos por Barragens www.mabnacional.org.br
 de BBC

Grupos indígenas y defensores del medio ambiente protestaron para evitar su construcción del gran proyecto hidroeléctrico de Belo Monte en la selva amazónica. El juez federal, Ronaldo Desterro, señaló que la agencia de Medio Ambiente de Brasil (IBAMA) aprobó el proyecto sin garantizar que se cumplieran los 29 requisitos que se habían acordado. Desterro también prohibió al Banco Nacional de Desarrollo, BNDES, que continuara financiando el proyecto.
Belo Monte representa una pieza fundamental en los planes de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, para mejorar la infraestructura energética del país.
clic Lea también: Brasil: se acerca la hora de decidir sobre megarepresa en Amazonia
Sin embargo, grupos indígenas y defensores del medio ambiente han llevado a cabo diversas protestas para evitar su construcción, pues aseguran que la megarepresa causaría daños a la mayor selva tropical del mundo y provocaría el desplazamiento de miles de personas.

Polémica

El juez Desterro aseguró que el asunto que más le preocupa es que la represa podía interrumpir el flujo del río Xingu, uno de los principales afluentes del Amazonas.
Su decisión es la última etapa de una larga batalla legal sobre Belo Monte.
El gobierno de Brasil sostiene que el proyecto es crucial para el desarrollo del país, y que –además de crear unos 18.700 puestos de trabajo- generaría electricidad para 23 millones de hogares.
Indígena frente al Congreso Nacional de Brasil
Los indígenas incluso acudieron al Congreso Nacional en Brasilia para expresar su repudio.
La represa de 11.233 megavatios sería la más grande del mundo después de la Presa de las Tres Gargantas en China y la de Itaipú, ubicada en la frontera entre Brasil y Paraguay.
Durante mucho tiempo, Belo Monte generó controversia: las ofertas se detuvieron tres veces antes de que la licitación fuese otorgada a la estatal Compañía Hidroeléctrica de San Francisco.

En contra

El cantante Sting y el director de cine, James Cameron, fueron algunas de las celebridades que participaron en las campañas ambientalistas que se oponían al proyecto.
Fiona Watson, experta de la organización de defensa de los pueblos indígenas Survival International, con sede en Londres, dijo a BBC Mundo hace unos días que la creación de empleos en la zona significaría "un enorme flujo migratorio a esa región, con nuevos pueblos y caminos que ejercerían una presión inmensa sobre los pueblos indígenas".
De hecho, las protestas se basaron en que los seis kilómetros de represa amenzarían a los grupos indígenas y que el proyecto dejaría a unas 50.000 personas sin hogar, debido a la inundación de 506 kilómetros cuadrados de tierras.