jueves, 11 de febrero de 2010

Otro golpe de Iberdrola al clima y a la margen izquierda

(Xabier Abian)

Una central térmica como la que Iberdrola ha planteado en el Barrio de San Juan en Santurtzi es una gran emisora de CO2 lo que supone un gran impacto a nivel global con el problema del cambio climático y a nivel local un serio problema de contaminación.

Una central de esa potencia supondria la emisión de alrededor de 3 millones de toneladas de CO2 al año, lo que aumentaría las emisiones de CO2 de la Comunidad Autonoma Vasca y Navarra en un 10% aproximadamente (hoy en dia son de 29,1 millones).

En ningun caso es necesaria para el suministro electrico, según estudios del Gobierno Vasco este año 2010 se espera un exceso de producción de electricidad en la Comunidad Autonoma Vasca de un 14% y por ejemplo Navarra reconoce que exporta electricidad. El Estado Español es exportador neto de electricidad desde hace cinco años, sobre todo a Portugal y Marruecos.

Tambien hay que decir que en el Estado Español hay un enorme exceso de potencia instalada de todo tipo de plantas y tecnologías de generación de electricidad, no es necesario más.

Por lo que realmente hay que apostar es por impulsar con fuerza el ahorro energético, decicandole medios e inversiones adecuados, y promover las energias renovables, en Bizkaia, Gipuzkoa y Alava no llegamos ni al 5% de producción eléctrica con energias renovables. En el conjunto del Estado Español y en términos de energia eólica, hidraulica y solar (variable en función de las lluvias y el viento) un 34% de la electricidad fue de origen renovable en diciembre de 2009 y un 39% en enero de 2010.

El caso es que la energia verde de Iberdrola consiste en una central térmica de 1143 Mw de potencia que estaría a escasos cien metros de las primeras casas de una poblacion que durante 36 años ha tenido que sufrir la contaminación de una potente central térmica de fuel muy contaminante, y que tiene desde hace unos cinco años en las inmediaciones otras dos térmicas de gas de ciclo combinado, además de muchos otros focos de contaminación en la zona, como por ejemplo Petronor y el puerto de Bilbao. No es de extrañar que la zona de Ezkerraldea-Margen Izquierda tenga muchos casos de cancer por encima de la media de Euskadi, situación que una nueva térmica vendría a empeorar.

En concreto para una central térmica de gas de ciclo combinado como la que plantea Iberdrola, de una potencia mucho mayor que la de una central nuclear normal, es de esperar la emisión cada año de unas:
160 toneladas de oxidos de azufre (SO2) causante de lluvia ácida.
230 toneladas de particulas MP 10, que afectan especialmente a los pulmones y aparato circulatorio (causan trombosis e infartos).

2300 toneladas de óxidos de nitrogeno (NOx), que además de afecciones pulmonares son responsables indirectos de la formación de ozono troposferico, gas que se forma tras una serie de reacciones químicas que son favorecidas por la radiación solar.

En primavera y verano, el ozono es ya un contaminante generalizado que afecta especialmente a las zonas rurales, donde la gente cree estar libre de contaminación, causando daños pulmonares que favorecen además, al perder el pulmón parte de sus defensas, las alergias y las infecciones pulmonares.
Presumiblemente la central térmica hará subir la contaminación por ozono en un radio de más de 100 km a la redonda, en función de los vientos dominantes.

La central se va a situar muy cerca de Santurtzi y la contaminación va a ser especialmente importante los dias sin viento. Tambien sería una molestia el ruido continuo que generan estas industrias, y hay que tener en cuenta el riesgo que suponen al estar al lado de las casas ya que nunca es descartable un gran incendio o explosiones.