viernes, 18 de enero de 2013

Iberdrola alterando la democracia

Iberdrola como otras empresas enérgeticas no sólo destina mucho dinero a publicidad y a maquillar su imagen, sino también a presionar a las instituciones (municipales, estatales, europeas, etc) para conseguir mejores condiciones o reglamentaciones más favorables. En el curso 2011-12, Iberdrola gastó (estimado proporcionado por la misma compañía) en "actividades directas de representación de intereses ante las Instituciones Europeas" entre 600.000 y 700.000 euros. Esta presión o lobby se realiza sobre todo desde grandes conglomerados de empresas con común interés que presionan a los políticos que participan en tomas de decisiones. Iberdrola peretenece entre otros a UNESA (Asociación Española de la Industria Eléctrica), AEP (Energía Eléctrica Americana), EFET (Federación Europea de Comerciantes de Energía), IETA (lobby del mercado de emisiones), Foro Nuclear, FORATOM (Foro Atómico Europeo), SEDIGAS, EUROGAS, EWEA (Asociación de Energía Eólica Europea), CEPS Business EUrope (la patronal europea y el grupo de lobby más poderoso ahora mismo), Eurelecttric (Asociación de la Industria Eléctrica Europea), etc, o desde think tanks como CEPS (Centro de Estudio de Políticas Europeas) desde los que intentan dar forma al debate público en Bruselas, o desde el European Energy Forum, formado por grandes empresas energéticas y eurodiputados y que da lugar a un lobby encubierto del que se sabe bastante poco.
 (www.tni.org)

 Uno de los campos en los que hacen lobby es por ejemplo el comercio de emisiones en la UE. La presión como es bien sabido se realiza no para favorecer al medio ambiente o al consumidor sino a sus proyectos y beneficios. En política climática las eléctricas han hecho lobby para recibir un generoso número de permisos para contaminar, que en las dos primeras fases de la ETS (sistema de comercio de emisiones de la UE) desde 2005 hasta finales 2012 han recibido gratis, pasando los costes al consumidor y haciendo mucho mucho dinero de esa forma. Se calcula que en la segunda fase (2008-2012) las eléctricas han logrado así unos beneficios de entre 23.000 y 70.000 millones de euros. A partir de 2013 tendrán que pagar por ellos pero siguen teniendo numerosas vías de escape gracias al lobby en la UE, por ejemplo la compra de offsets a través el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL, que aunque tiene ese nombre se trata de proyectos que conllevan efectos desastrosos para el medio ambiente y para las comunidades indígenas y otras de los países del sur en los que se llevan a cabo), o por ejemplo a través de las nuevas reglas de ayudas estatales por las que los gobiernos van a compensar a las elétricas de los gastos ocasionados por la ETS, aunque luego las eléctricas se los pasen a lso consumidores. Y por supuesto hacen lobby para fortalecer las falsas soluciones al cambio climático como la nuclear o el almacenamiento de dióxido de carbono. En Bruselas operan cerca de 15.000 lobbyistas (asesores, abogados, asociaciones, transnacionales, ONGs etc.) con el único objetivo de incidir en los procesos legislativos europeos. La normativa para el lobby del Parlamento Europeo es simplemente recomendaciones de conducta (Papel Verde en Transparencia Europea, 2006. Revisado en 2009) http://ec.europa.eu/transparencyregister (referencia: "Point Carbon, WWF (2008) EU ETS Phase II – The potential and scale of windfall profits in the power sector", http://wwf.panda.org/index.cfm?uNewsID=129881).